En los últimos año ha aparecido una nueva forma de viajar y entender el turismo, el fenómeno del Bleisure (Business + Leisure). Se trata de una nueva tendencia por la que los turistas de negocios aprovechan sus viajes de trabajo, para tomar unos días libres y conocer mejor el destino. Esta nueva manera de entender el turismo se ha visto favorecida por el aumento exponencial de los viajes de negocios, algo que es propiciado por la Generación Millennial, los nacidos entre los años 1980 y 2000, que viajan por negocios son el doble de los “baby boomers” (una generación anterior). Si a esto se le suma el hecho de que, el 58% de los viajeros por negocios admite que, con frecuencia, añade un día o varios días a su estancia para descubrir la ciudad por su cuenta, tenemos fenómeno asegurado.

Todo apunta a que esta nueva tendencia acaba de nacer, y va a quedarse por mucho tiempo. Las nuevas generaciones valoran aspectos relacionados con el trato al trabajador, como los viajes de negocios y la preocupación por parte de la empresa por que el empleado sea feliz, más que el mismísimo salario. De hecho, casi un 30% de ellos estarían dispuestos a aceptar un salario inferior, si ello implicara viajar más.

El importante crecimiento que los viajes Bleisure están experimentando por todo el mundo es un hecho que queda reflejado en estudios como el realizado por Expedia, que desvela que más del 60% de los viajes de trabajo a nivel mundial tienen algún tipo de extensión de ocio o vacacional.

Aunque se trata de un fenómeno generalizado en todo el mundo, China y Alemania son los mercados que más desarrollan este tipo de viajes combinando trabajo y ocio.

Los viajeros que hacen Bleisure son normalmente viajeros frecuentes (2 ó 3 viajes de trabajo al mes) y sus viajes de trabajo suelen durar entre 2 y 3 noches. Otra característica de este tipo de viajero es que utilizan los dispositivos móviles para reservar tanto actividades como alojamiento y suelen viajar solo, sin el acompañamiento de amigos ni familia.

Los sectores que desarrollan más viajes Bleisure son los de tecnología/IT, Manufacturas y Finanzas, y los viajes se producen a lo largo de todo el año, casi sin picos ni valles en su demanda internacional.

Lo que determina que el ‘Viajero Bleisure’ decida alargar su estancia de trabajo suelen ser los siguientes factores:

  • Buena oferta gastronómica y de restaurantes
  • Playas
  • Atractivos turísticos
  • Clima
  • Patrimonio histórico/artístico
  • Museos, arte y cultura
  • Monumentos icónicos, destino imprescindible
  • Actividades al aire libre y de naturaleza

Sin duda, la manera perfecta de aprovechar un viaje de negocios para desconectar y conocer sitios nuevos. Si viajas a Almería por trabajo, la ciudad tiene un sinfín de actividades y atractivos que bien merecen la pena convertirse en ‘Viajero Bleisure’. Desde playas paradisiacas a historia y rica gastronomía. ¿Te animas?