Los expertos afirman que a corto y medio plazo los viajes de larga distancia se reducirán después de la crisis sanitaria, algo que acabará haciéndose visible en un aumento del turismo nacional.

Los datos del turismo para la temporada 2020 son bastante negativos, en comparación con los datos del pasado 2019, cuando el sector turístico aportó el 15% del PIB nacional español. Año en el que España consiguió, por séptima vez consecutiva, su récord histórico en llegadas de turistas internacionales, con 83,7 millones de visitantes. Algo que no pasará este año, debido al cierre de fronteras.

Turismo de proximidad para salvar al sector

Es previsible que a corto y medio plazo los viajes de larga distancia se reduzcan después de la COVID-19, dando lugar a una disminución de los viajes en avión y sus controles eternos, en pro de los destinos de proximidad y los desplazamientos en vehículo privado, los cuales generan mayor confianza psicológica, sensación de control y menos gasto entre los viajeros.

En los últimos años, viajar se ha convertido en un distintivo social, que da reconocimiento a la persona, pero solo si esos viajes se hacen al otro lado del mundo. Pasar largas jornadas en un avión y conocer culturas exóticas se había convertido en una manera de aceptación social, de éxito, de reconocimiento, especialmente tras el auge de redes sociales como Instagram. Esto había hecho que el turismo nacional perdiera ‘prestigio’ entre este sector de la población, un sector joven, entre 20-38 años. Según aseguran los expertos en psicología social, este concepto habría cambiado con el COVID-19, pues ha cambiado nuestras prioridades y preferencias, valorando mucho más la salud y seguridad de los destinos a los que viajamos. Este cambio de paradigma podría volver a situar el turismo nacional en el centro de atención de esta generación.

Este hecho, potenciaría el turismo de proximidad, dando lugar a un turismo mucho más sostenible, lejos del turismo masificado que desborda ciudades como Barcelona o Venecia cada verano y que no es sostenible. Una tendencia que no es completamente nueva, pero la crisis puede acelerar la apuesta por este modelo de turismo responsable.

Pero este cambio de concepto con respecto a la forma de viajar, no solo afectará a los jóvenes, ultra conectados a través de las redes sociales, si no que también a los más mayores, que valorarán aspectos como la calidad y solidez de los sistemas de salud de los países a los que viajan, como un factor muy relevante a la hora de decidir destino.

Si estás pensando en disfrutar este verano de rincones de España que aún no conoces o que hace tiempo que no visitas, Almería puede ser la opción perfecta. Con nuestro Parque Natural Cabo de Gata, cargado de paisajes atípicos y las playas más impresionantes. A lo que se suma nuestra rica gastronomía, conocida por la famosa tapa, pero que va mucho más allá. Quien conoce Almería, repite, y nosotros te esperamos con los brazos abiertos.